Supermercados CASA ELIAS

clientes satisfechos, el mejor servicio y la máxima calidad.

Nuestros inicios fueron los de una pequeña tienda en un pueblo de la provincia de Segovia, Sacramenia. Fue allí, en 1937, cuando Elías Fernández Regidor con visión de futuro e intentando vencer la situación adversa por la que atravesaba el país, abre una carnicería, siendo él mismo el que proveía de productos cárnicos a su propio establecimiento.

Teniendo por maestro a su padre y siguiendo su ejemplo, Ramón Fernández Arranz sabe que si quiere evolucionar en el negocio tiene que desplazarse a Madrid. Su espíritu inquieto y emprendedor unido a una gran capacidad de esfuerzo, le lleva a comprar una tienda de ultramarinos y, unos años más tarde, una carnicería.

En el año 1991 sus hijos ya están al frente de la empresa familiar. Casa Elías-El Buen Mercado adopta una estrategia de crecimiento para desafiar a la competencia, se trata de abrir nuevos centros con el mismo formato, pequeños supermercados con una filosofia clara, dar al cliente un servicio de calidad, precio, rapidez y proximidad.


Los Objetivos primordiales de Casa Elías-El Buen Mercado son:

  • que nuestros clientes queden satisfechos
  • brindando el mejor servicio
  • la máxima calidad
  • pretendemos día a día ganarnos la confianza de nuestros clientes
  • ofreciendo una alta relación calidad-precio

Haciendo una selección de la gran cantidad de productos que ofrecen nuestras tiendas, podemos decir que las categorías más relevantes son la carne, el pescado, las frutas y verduras,siendo nuestro producto estrella el cordero lechal de nuestro pueblo,sacramenia(Segovia). Seguimos apostando por conseguir los mejores productos en cualquier época del año, retando a los precios pero siempre comprometidos con la mejor calidad.

Han pasado 77 años desde que el esfuerzo y tesón de Elías Fernández Regidor, al que debemos el nombre de la Empresa, abriera la primera tienda. Hoy, Casa Elías-El Buen Mercado cuenta con dieciséis supermercados en Madrid.

Eso sí, seguimos con la misma ilusión del primer día.